Guillermo Ramos (Candelario, 1993) es desde el pasado domingo el nuevo campeón de España de Kilómetro Vertical después de ofrecer una auténtica exhibición en Valdezcaray, donde firmó el que hasta ahora es el mayor logro de su carrera deportiva. Ahora, tras asimilar el triunfo, afronta el resto de la temporada con la ilusión de poder ser internacional.

¿Cómo viviste la carrera?

No pudo salir mejor. De hecho no pensaba que fuese a salir tan bien, pero como ya había hecho el recorrido entrenando y desde el primer momento me vi mejorando los parciales… Cuando llegué arriba sabía que había hecho un gran crono, que podría valerme para subir al podio, pero aún quedaban algunos de los favoritos por entrar y tenía que esperar.

¿Te sirvió de gran ayuda conocer la zona?

Sabía que era un vertical largo con una primera parte corredera y que había que guardar un poco para las rampas de la estación en las que había que andar. Si me hubiera pasado al principio se me podría haber hecho muy largo.

Habías obtenido buenos resultados a nivel nacional en ediciones anteriores, pero esto supone un gran salto de calidad. ¿Cuál crees que ha sido la clave?

Ya había subido al podio hace unos años en el Campeonato de España de Snowrunning, pero sí que es verdad que no había alcanzado el nivel que tengo ahora. Recientemente empecé a entrenar con Alberto Ramírez y a cumplir una programación mas planificada, más pautada, con la que me lesiono menos y hago las cosas mejor. También me ha servido de gran ayuda aprobar la oposición que estaba preparando, venirme a vivir al norte y quitarme preocupaciones de la cabeza, centrándome más en el rendimiento.

¿Te ves más como un corredor de carreras verticales que como uno de distancias en línea o ultra?

En las pruebas en línea, hasta unas 3 horas y si estas no son muy técnicas, me defiendo bien y me gustan, pero las pruebas más largas o de más de 30 kilómetros se me hacen bola y no las disfruto igual. He probado en temporadas anteriores y los resultados tampoco fueron malos, pero sufro más de la cuenta. Además, tampoco quiero dedicar tantas horas a entrenar, necesito hacer otros planes. Prefiero centrarme una parte de la temporada en verticales y luego otra en carreras más cortas tipo skyrunning.

En un principio esta victoria tiene como premio participar en el Campeonato del Mundo. Será como cumplir un sueño…

Estoy esperando la llamada porque en teoría cumplo los criterios y estaría encantado de correrlo, ya que me apetece mucho preparar un Mundial. Tengo muchas ganas e ilusión y además este año es en el Desafío Urbión de Covaleda, Soria, a dos horas de casa. Está cerca y podría entrenarlo y prepararlo mejor. Es una oportunidad que no me imaginaba que me fuese a llegar, pero sí que tenía claro que iba a luchar al máximo por ella.

¿Dónde podremos verte próximamente?

Esta victoria y la posibilidad de correr el Mundial suponen un cambio en la planificación, pero lo afronto encantado y con ganas. Este fin de semana voy a correr el kilómetro vertical de Fuente Dé, donde hay muy buen ambiente, para poner la guinda a esta fase de la temporada. Luego descansaré un poco para recargar pilas y empezar a preparar el Campeonato del Mundo de septiembre. La intención es coger un buen punto de forma y volver más fuerte si cabe.

Fotografía principal FEDME