Carlos Soria, el narrador de sueños de las JoMoSe

2014-11-28T01:37:38+02:00 noviembre 28th, 2014|Noticias|0 Comments

 

  • El alpinista abulense repasa una trayectoria de más de cuarenta años en las Jornadas de Montaña Segovianas y avanza que intentará ascender el Annapurna y el Dhaulagiri en febrero de 2015

 

  • «Nací alpinista y moriré alpinista, pero no me arrastraré en las montañas por un objetivo»

     

Carlos Soria en las JoMoSe 2014. / FDMESCYLPodría ser una montaña más. La silueta de otro gigante helado por el que se esconde el Sol con una bella panorámica. «¿Quizá el Lhotse?» «Yo creo que el Kanchenjunga» «Que no, que es el Makalu». Y poco después el murmullo de las butacas se apagaba ante la aparición de un nombre para esa cumbre. Una cima inalcanzable para el común de los mortales, pero bien conocida para el encargado de diseñar los sueños de los presentes en las Jornadas de Montaña Segovianas.

El diseñador, el delineante… o, simplemente, el narrador de los cuentos más inimaginables a más de 8.000 metros de altitud, abarrotaba una sala deseosa de dejarse transportar a la cuna de Reinhold Messner. Ansiosa de conocer las aventuras por boca de uno de sus discípulos más carismáticos, pese a tener apellido muy castellano, ser de la ‘casa’ y defender a ultranza su querida Moralzarzal. Y es que a los 75 años, sus palabras se tornan en las siluetas de las mil y una historias en la cima del mundo, sean estas con final feliz o no tanto, «porque lo importante es disfrutar sea la montaña que sea».

Carlos Soria en las JoMoSe 2014. / FDMESCYLDespués de cuarenta años de alpinismo internacional, de cumbres momentáneas «porque la cumbre no está hecha para quedarse mucho», Carlos Soria, o lo que es lo mismo uno de los deportistas más importantes del territorio nacional, acercó en Segovia toda una vida dedicada a la montaña. «¿Qué por qué es mi pasión? Porque nací alpinista», contestó a una de las decenas de preguntas que le acompañaron en su visita a la capital del Acueducto de la mano del Club Deportivo Aguacero.

El alpinista abulense repasó sus últimas expediciones, con flashes de visitas anteriores «cuando los pantalones y el material no se compraban en el Decathlon y las botas pesaban un kilo más que las actuales». Así, recordó la «expedición de amigos» al Dome Kang, en 2009, en la que fue el único que holló la cima junto a su amigo el palentino Tente Lagunilla; o el polémico viaje al Lhotse dónde su nueva cima quedó relegada por la polémica entre Edurne Pasaban y Juanito Oiarzabal. «Creo que no se fue justo con Juanito, aunque este fuera muy tosco en sus declaraciones. Él es así, pero es una excelente persona», zanjó Soria antes de afrontar la alegría de su último ochomil: el Kanchenjunga, el undécimo de su carrera -solo le quedan tres: Shisha Pangma, Annapurna y el Dhaulagiri-.

Soria incidió en su viaje al gigante nepalí la pasada primavera. «Estaba contentísimo, después de quedarme a las puertas en 2013», recordó mientras hacía soñar a los presentes con vídeos a más de 7.000 metros y la planificación para llegar a la cumbre con la mejor meteorología. «Fantástico, es fantástico», se le veía repetir en un vídeo en el campamento tres al recibir la noticia de que se podía iniciar el ataque a la cumbre del Kanchenjunga el pasado mes de mayo.

 

Próximos objetivos

El presidente de Fdmescyl, Javier González, y Carlos Soria, se saludan en las JoMoSe 2014. / FDMESCYLLa sonrisa del abulense afincado en la sierra madrileña ni siquiera desapareció cuando evocó su última expedición, del pasado mes al Shisha Pangma, «Una expedición triste y dura», recalcó al tiempo que recordó el fallecimiento de los dos montañeros que trataron de hacer cumbre mientras él decía darse la vuelta sin pasar del campamento dos. «Las condiciones eran muy malas y no había nada que hacer», explicó.

La decisión de darse la vuelta en plena ascensión no es una realidad desconocida para Carlos Soria, un deportista que ha demostrado en más de una ocasión «el sentido común» necesario para salvar la vida en situaciones que le costaron la vida a alpinistas que afrontaron los mismos retos. «Estaré encantado acabe o no los 14 ochomiles, lo que tengo claro es que no voy a arrastrarme en la montaña por un objetivo», señaló con rotundidad.

Sin embargo, el deportista español incidió en su idea de afrontar un doble reto en el mes de febrero de 2015. El alpinista abulense señaló que tratará de hacer cumbre en el Annapurna y el Dhaulagiri, una nueva empresa que volverá a tener al BBVA como patrocinador.

Para la nueva misiva, el montañero ya entrena a diario para recuperar su maltrecha rodilla, después de tener que pasar por el quirófano, y volver a dar una lección de superación en la cima y otra de narración en las salas.

 


Galería de fotos

 

Carlos Soria, Alberto Ayora y Urko Carmona se suben a las JoMoSe 2014 (fclm)

Leave A Comment