El riesgo de avalanchas, una realidad

2017-07-30T17:43:47+02:00 diciembre 26th, 2013|Riesgo Cero|0 Comments

 

  • El temporal de nieve y viento favorece la formación de aludes en la Cordillera Cantábrica y el Sistema Central

 

  • Fdmescyl recomienda extremar las medidas de precaución y previsión hasta que el manto de nieve se estabilice

 

Fractura de una placa en San IsidroPosiblemente cuando se habla de avalanchas, las personas evocan ese alud gigantesco en el que la nieve forma una ola que devora todo a su paso. En la mayoría de las ocasiones, los deportistas piensa que ese tipo de estampas solo se producen en los Pirineos o en los Alpes –por poner dos ejemplos cercanos-, pero lo cierto es que en Castilla y León también existe un riesgo “muy importante”, según Álvaro Ramos, guía de alta montaña y director de la Escuela de Alta Montaña de Castilla y León.

El experto en seguridad advierte de la peligrosidad que implica transitar por algunas zonas de montaña debido al temporal de viento y nieve de los últimos días. “Ahora mismo existen dos factores que aumentan el riesgo de avalanchas en zonas como la Cordillera Cantábrica o el Sistema Central. Por un lado, está nevando muchísimo y, por otro, hay muchísimo viento”, comenta el representante de la Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo de Castilla y León (Fdmescyl). “Estos dos factores originan placas de viento, que es una de las clases de avalancha que más accidentes mortales provoca en la nieve”, señala Ramos.

Las placas de viento son un tipo de alud que se produce por el transporte de nieve de una zona a otra de la montaña –de barlovento a sotavento-. Por ello, la nieve transportada se une en una placa muy compactada en sí misma, pero no unida al manto original, que permanece debajo. “Ahí está el peligro, un deportista, un montañero o un esquiador, irrumpe en una placa, esta se fractura, y se desprende el manto ladera abajo, arrastrando a las personas que están encima de la placa”, explica Álvaro Ramos.

Para evitar este problema o prevenirlo, desde Fdmescyl se incide en tres aspectos: Se debe realizar una planificación exhaustiva de la ruta; un estudio previo de la meteorología y la situación a corto o medio plazo. “Hay que realizar un chequeo constante de la evolución de la meteorología en la zona a la que vamos a ir. No podemos mirar el tiempo el día anterior a realizar una salida. Es necesario realizar esa comprobación con más antelación”, subraya Ramos.

Desde la Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo de Castilla y León también se recomienda salir en grupo ante la peligrosidad que implica transitar por ciertas zonas de montaña en estas fechas. “Siempre es más fácil activar un protocolo de seguridad o rescate cuando hay más de una persona. Hay que mantener una distancia de seguridad, porque en caso de una fractura en una placa de nieve, la avalancha puede sepultar a un individuo, pero el resto ya puede estar pensando en el rescate y servirse del uso del arva, la pala y la sonda”, indica el experto en seguridad.

Precisamante, Fdmescyl incide en las ventajas de saber utilizar estas herramientas para evitar una situación comprometida en la nieve.

 

El método 3×3 de reducción de riesgos

Imagen de la Cordillera Cantábrica tras una aludEn lo relativo a medidas a prevención, el método 3×3 es uno de los más utilizados a nivel europeo y, poco a poco, se está extendiendo en España. Se trata de un sistema matemático de reducción de riesgos, hasta minimizarlos a un umbral que otorgue cierta seguridad al montañero o deportista. Tiene en cuenta factores como la inclinación de una ladera, la orientación, la altitud…

“Ahora mismo y después de las nevadas, lo mejor es evitar laderas con pendientes de una inclinación superior a los veinte grados y orientadas al norte”, afirma Ramos. “Hay que dejar que el manto de nieve se estabilice y cuando se salga, utilizar el arva, que en Castilla y León aún somos poco dados a ello”, añade el experto en seguridad de Fdmescyl.

Álvaro Ramos también recuerda a los deportistas que se adentren en estas fechas en zonas de montaña que es necesario llevar “un buen equipo”. “Estar bien equipado puede salvarte la vida. Hay que tener muy clara la ruta, utilizar sistemas de GPS, mapas… Y, por supuesto, llevar un teléfono móvil, ropa de abrigo y comida”, destaca.

El guía de alta montaña de Fdmescyl recuerda que la prevención es el método de seguridad más importante e incide en que no existe concienciación sobre las avalanchas en la comunidad. “La gran mayoría de las personas no las conciben en Castilla y León, pero las hay. Lo que ocurre es que antes no se salía tanto a la montaña en esta época, ni tampoco se avanzaba tanto dentro de una zona. Ahora, con los esquís, una persona puede realizar un largo recorrido que puede acarrear muchos más peligros”, comenta.


 

Leave A Comment